Hoy estamos aquí para hablaros de la importancia que tiene optimizar bien nuestros gastos y finanzas personales, ya que es fundamental para poder obtener una buena habilidad financiera 📈 ¿Quieres saber por qué? A continuación os lo contamos todo.

Estamos seguros de que le dais mucha importancia a vuestros ingresos, pero ¿os habéis parado a pensar que el tamaño de las entradas de dinero no tiene por qué estar estrictamente relacionado con los ahorros? No por ingresar más, nuestro nivel de ahorro va a ser mayor. Es muy importante saber optimizar bien nuestros gastos y llevar una buena organización de los ingresos.

Imaginaros que ganáis la lotería o una herencia, la tentación de comprar aquello que queremos es muy grande, pero  a veces hay que saber controlar los impulsos para no terminar sin nada. Es por eso que es muy importante tener un buen conocimiento o una buena educación financiera para poder sacar el máximo beneficio a tu dinero. 

Por ese motivo, os dejamos a continuación una técnica que os puede ayudar a optimizar vuestros gastos. Seguid leyendo para descubrir cuál es 👇  

Para empezar, lo primero que deberíais realizar es un listado de todos vuestros gastos, cuando decimos todos, queremos decir TODOS, hasta esa compra tonta, ya que, a lo largo del mes e incluso del año, dichos caprichos pueden pasar factura. 

Por lo tanto, en segundo lugar, deberéis agrupar los gastos recurrentes como: el pago de la hipoteca, alquiler, recibos o préstamos. Una vez tengáis hecha la lista, deberéis separar los gastos en 3 grandes grupos: 

Inevitables, Mejorables y Evitables. Y ahora seguro que pensaréis, ¿y en qué se diferencian estos tres grupos? A continuación os lo explicamos:

Inevitables: Hablamos de aquellos gastos fijos que no puedes dejar de pagar, aquellos que no son sensibles a los cambios y suelen ser invariables. Por ejemplo: la hipoteca.

Mejorables: Son aquellos gastos que no tienen por qué ser siempre los mismos y que incluso, gracias a la ley de la oferta y la demanda, puedes encontrar a distintos precios para escoger el que mejor se adecua a tus finanzas. Por ejemplo: el agua, la luz, el seguro del coche o el teléfono.

Evitables: Hacen referencia a los gastos que no son necesarios para vivir, ya que si los eliminas no te ves afectado. Son esos pagos conocidos como “caprichos”, los cuales no están mal de vez en cuando, pero que a un nivel excesivo podrían llegar a afectar a tu economía.  Por ejemplo: desayunar en la cafetería cada día en vez de hacerlo en casa. Con esto no os estamos animando a renunciar a vuestros pequeños placeres de la vida, simplemente, os invitamos a que tengáis un control responsable sobre ellos.

Una vez realizada esta clasificación, seréis capaces de observar, no solo todo el dinero que podríais estar ahorrando, sino que también cómo hacerlo para mejorar vuestra capacidad financiera, ingresando exactamente lo mismo y además, cómo gestionar tu dinero para poder  crear activos paralelos que aumenten ese nivel de ingresos.

×